8/10/2016

Banco Mundial: "Mujer, Empresa y El Derecho 2016"

"Mujer, Empresa y El Derecho 2016. Alcanzando la Igualdad", es una publicación del Grupo del Banco Mundial realizado en 173 países, revela que el 25% de ellos aún no cuentan con leyes para proteger a las mujeres de la violencia doméstica. Además, ése no es el único dato preocupante.

El 33% no atribuyen penas a los agresores, 1/4 no trata la violencia sexual y en casi un 40% no existe la violencia patrimonial. Es decir, cuando el hombre produce daño parcial o total de los bienes o recursos económicos de la mujer.
Referencia global:
Según el estudio del Banco Mundial, la Ley María Penha Da Silva de Brasil es una referencia porque contempla esos y otros tipos de violencia, así como busca atender a la víctima de manera integral. La ley, que cumple 10 años el domingo, hizo que el feminicido aumentara de una manera más lenta. De acuerdo con el mapa de la violencia 2015, el índice de crecimiento disminuyó a 2,5% al año luego de que se adoptó la ley, contra los 7,6% del período anterior a la ley.

Paula Tavares, del equipo de investigación del estudio, explicó que los instrumentos presentes en la Ley María Da Penha  son pocos usuales en las legislaciones de otros países. "Ella incluyó por ejemplo, mecanismos para implementar la ley, como acceso a la justicia mediante la creación de una asistencia especializada para la mujer, creando la asistencia social de salud en el área de trabajo para la mujere, creando mecanismos de protección bastante avanzados, inclusive prisión preventiva para los agresores, cosas que de facto no son comunes en las legislaciones del mundo".

Violencia
El estudio evalúa como las leyes crean obstáculos o fomentan la inclusión de las mujeres en el mundo económico. El tema de la violencia doméstica pasó a ser analizada desde el 2014, y aún no se sabe el costo económico global de la misma. Paula Tavares explica que ya se están estudiando los efectos sobre el mercado de trabajo.

La mujer que sufre violencia doméstica, por ejemplo, no puede conseguir salir de casa para trabajar. También cubre el tema del acoso sexual como parte de los datos de la violencia contra la mujer. La mujer que sufre violencia o acoso sexual en el trabajo tienen toda una consecuencia en ese sentido, como quedar inhibida y no conseguir trabajo.
Una conclusión importante del estudio del Banco Mundial es que las leyes por sí solas no bastan para disminuir la violencia. Para los autores, se la ley fue mal estructurada, mal implementada o poco fiscaliada, acabará teniendo poco efecto sobre las desigualdades de género.



Traducción libre del Equipo de Incidencia.
Fuente Banco Mundial: http://www.bancomundial.org/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada