5/29/2016

Europa negocia con un criminal para detener a refugiados

Documentos clasificados muestran que, por iniciativa alemana, la Unión Europea está negociando con el régimen de Sudán para bloquear la ruta de refugiados que llega a Libia 

Los gobiernos europeos parecen dispuestos a cualquier cosa para evitar que lleguen más refugiados al Viejo Continente. Documentos secretos a los que  tuvo acceso el semanario alemán "Der Spiegel" muestran que, por iniciativa alemana, la Unión Europea está negociando con el régimen de Sudán para bloquear la ruta de los refugiados que llega a Libia a través de Sudán desde Eritrea, Somalia, República Centroafricana y Congo. Omar al Bashir, presidente de Sudán, es prófugo de la Corte Penal Internacional por genocidio y Washington lo acusa de financiar el terrorismo.

Según los documentos clasificados, la UE propone a Sudán ayuda financiera y material técnico para controlar sus fronteras. Se le entregarían cámaras, escáneres y equipos informáticos para registrar a los refugiados, se entrenaría y daría material a sus guardias fronterizos y se le ayudaría a construir dos campos de detención en su frontera sur.

En esos campos, que se construirían en Gedaref y Kassala, dos puntos fronterizos frente a Etiopía y Eritrea, los refugiados serían detenidos de forma indefinida, algo contrario a la normativa internacional y europea.

Los documentos aseguran literalmente que el plan no debe salir a la luz "bajo ninguna circunstancia" por el daño que haría "a la reputación de la UE". Los embajadores en Bruselas de los 28 miembros de la UE acordaron el pasado 23 de marzo mantener los planes - que incluyen negociaciones con otras dictaduras africanas- en secreto.

Entre las decisiones que podrían dañar la reputación de la UE, los negociadores europeos llegan a reconocer que el material que se planea entregar a las fuerzas policiales sudanesas "podría ser usado para oprimir a la población".

La coordinación de estos proyectos en Sudán, siempre según, "Der Spiegel", estaría a cargo de la agencia alemana para el desarrollo, GIZ, una empresa pública que ya ha trabajado con dictaduras como la saudí.

Sudán se ha convertido en una ruta clave para los refugiados africanos que intentan llegar a europa embarcando en pequeñas barcazas en Libia. Por Sudán pasan eritreos, somalíes, centroafricanos o congoleños. Naciones Unidas asegura que en toda esa región habría unos cuatro millones de desplazados internos o refugiados.

El ministro del interior sudanés, Ibrahim Ghandour, dijo a la televisión pública alemana ARD que su gobierno estaría dispuesto a aceptar la deportación desde Europa de 12,000 sudaneses, personas que bajo la Convención deberían poder recibir asilo en Europa.



Por Idafe Martín Pérez.
Fuente El Comercio:  http://elcomercio.pe/

No hay comentarios:

Publicar un comentario