5/23/2018

SRSG: Los derechos del niño cuando un padre es sentenciado a la pena de muerte o ejecutado

"The rights of the child when a parent is sentenced to the death penalty or executed".

El derecho de los niños, niñas y adolescentes de padres sentenciados a la pena de muerte o sujetos a ejecución rara vez se discute y ha sido en gran parte un tema no tomado en cuenta. Pero, es crucial que incorporemos la perspectiva de la niñez en estas reflexiones.

En los últimos años, hemos visto algunos avances prometedores a nivel global: En septiembre de 2013, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sostuvo un panel de discusión sobre la importancia de los derechos de los niños de padres condenados a la pena de muerte o a ejecución, el tema tuvo especial atención en el informe del Secretario General sobre la cuestión de la pena de muerte. El Comité de los Derechos del Niño de la ONU abordó el tema al revisar los informes nacionales de los Estados parte sobre la implementación e la Convención sobre los Derechos del Niño. Y el tema también ha sido levantado durante el proceso del Examen Periódico Universal (EPU).

Distintos instrumentos internacionales y regionales de derechos humanos prohíben la pena de muerte, promueven la abolición y limitan el uso estricto para castigar "crímenes muy graves". Unos 160 Estados han abolido o intriducido moratorias a la pena de muerte ya sea en la ley o en la práctica, y algunos han suspendido su aplicación.

A pesar de la tendencia general a alejarse del uso de la pena capital, en algunos países existe una falta de transparencia respecto de las ejecuciones y, a veces, los datos sobre las muertes ejecuciones son clasificadas como secreto de estado. Innecesario señalar que es aún más difícil acceder a información sobre los niños y las familias afectadas por la ejecución de un pariente. Por ello, se requiere con urgencia de la recopilación de data e investigación sólida en ésta área.

De acuerdo a los estudios disponibles, la pena de muerte afecta desproporcionalmente a los pobres y a las personas de minoría étnica, racial o religiosa. El estigma que enfrentan los niños cuyos padres han sido sentenciados a la muerte puede verse así agravado por otras formas multiples de discriminación.

En efecto, la protección de los derechos de los niños consagrado en la Convención sobre los Derechos del Niño es muy distante de los sueños de estos niños: su mejor interés no se tiene debidamente en cuenta ni se protege (artículo 3); su derecho a no sufrir violencia no está garantizado (artículo 19); no se le presta la debida atención a su derecho a recibir protección y asistencia especial cuando la acción del Estado causa la privación de un niño de su entorno familiar (artículo 20); y tampoco se cumple el derecho a un nivel de vida adecuado para el desarrollo físico, mental, espiritual, moral y social del niño (artículo 27 (1)).

Para un niño, la pérdida de un padre es profundamente traumática en cualquier circunstancia. Pero, a diferencia de la muerte de un padre por causas naturales, cuando es el resultado de una ejecución sancionada por el Estado, es especialmente confuso y atemorizante. Los niños encuentran difícil entender y explicar su situación y están tentados a negarlo y ocultar sus sentimientos. Estos niños necesitan apoyo compasivo e información precisa sobre la situación de sus padres de manera continua y de una manera apropiada para su edad. La experiencia muestra que el apoyo familiar y de los compañeros, así como la asistencia de las organizaciones comunitarias y de la sociedad civil, puede ser una intervención eficaz y útil.

Los niños con padres que enfrentan la pena de muerte pueden ser invadidos por la ira y por la profunda sensación de incertidumbre. El proceso desde el juicio hasta el encarcelamiento, quizás con múltiples etapas y apelaciones, es agotador tanto para los condenados como para sus hijos. Estos niños experimentan altos niveles de estrés y ansiedad a medida que la ejecución se anuncia, retrasa y apela. Traumatizados y con baja autoestima, sufren de constantes pesadillas o pérdida de sueño y trastornos de la alimentación; pierden la concentración y el interés en la escuela, así como el deseo de participar en la recreación o el juego. Algunos se sienten presionados a volverse económicamente activos si el sostén de la familia está en prisión o ha sido ejecutado. En estas situaciones, el trastorno de estrés postraumático, el comportamiento agresivo y la autolesión a menudo van de la mano. En general, los niños soportan esta experiencia en profunda soledad y desesperanza. Estos niños realmente han quedado atrás.

Después de una sentencia capital, los adultos de la familia pueden necesitar enfocar su energía y recursos en prevenir la ejecución y el niño puede no recibir el apoyo que él o ella necesita. La aflicción y el trauma no resueltos después de la ejecución pueden dificultar que estos niños se conviertan en buenos padres más adelante en la vida y la pena de muerte termina teniendo un impacto intergeneracional duradero.

Si bien los datos son limitados, las estadísticas de la ONUDD muestran que entre un 40% y un 70% de los homicidios de mujeres son cometidos por un miembro de la familia o un compañero íntimo. Esto indica que un número significativo de niños se ven afectados como resultado del crimen y la condena. Cuando se aplica la pena de muerte, el Estado convierte efectivamente a estos niños en huérfanos. En algunos casos de violencia doméstica, también se puede exigir que los niños se presenten como testigos ante los tribunales y, como resultado, desarrollan un profundo sentimiento de culpa ya que su testimonio puede contribuir a una sentencia de muerte para sus propios padres.

Además, el serio estigma asociado con las personas condenadas a muerte a menudo hace que sea difícil encontrar padres de crianza temporal o cuidadores alternativos para el niño. Esto exacerba aún más el dolor y, a su vez, aumenta el riesgo de que el niño quede sin hogar y termine viviendo en la calle, en riesgo de violencia y explotación, y manipulado en un camino criminal. Las niñas en estas situaciones corren un riesgo particular de violencia sexual. Al mismo tiempo, los parientes pueden no tener recursos financieros para cuidar al niño, y en los casos en que tanto el delincuente como la víctima son los padres del niño, las familias pueden estar divididas por el homicidio y el niño puede depender de su propio hijo. recursos.

Visitar a un padre en prisión a menudo es aterrador; Las cateos y los gritos del personal hacen que los niños se sientan ansiosos y aterrorizados, como si también estuvieran en la cárcel. A menudo, tienen que viajar largas distancias para llegar a la prisión, pero el tiempo que pasan juntos con sus padres es demasiado breve. A los niños les gustaría tener más tiempo con sus padres y reunirse en un ambiente favorable y amigable para los niños, y ser tratados con respeto por el personal correccional. En ocasiones, las visitas no se permiten con la frecuencia suficiente y los cuidadores pueden ser reacios a acompañar al niño a la prisión.

La ejecución de un padre, el proveedor y la figura protectora en la vida de un niño, puede causar un conflicto interno considerable para el niño y conducir a una relación posterior compleja con el Estado y la comunidad. Esto es aún más probable en situaciones donde la pena de muerte se aplica para delitos no fatales. Los niños pueden entender que un padre ha hecho mal y debe rendir cuentas. Pero no pueden entender y aceptar que el Estado deliberadamente planea matar a sus padres. Esto puede desencadenar una falta de confianza en los legisladores, la aplicación de la ley y la judicatura, y reflejar en su comportamiento e integración en la sociedad más adelante en la vida.

También es importante recordar que la pena de muerte no solo afecta a las familias dentro de un país. Los niños cuyos padres son condenados a muerte en un país que no es su hogar pueden enfrentar menos estigma y disfrutar de más apoyo público y comunitario en sus propias comunidades. Sin embargo, no tienen ninguna experiencia o expectativa de la pena de muerte y, por esta razón, la conmoción que soportan puede ser aún más fuerte.

Aunque, parezca desalentador la realidad de los niños cuyos padres han sido condenados a muerte, no es inevitable. Y hay casos en que el impacto de una sentencia de muerte en el bienestar de los niños se ha utilizado para defender con éxito una sentencia que no sea capital. El cambio es posible, y tres pasos son particularmente importantes para que esto suceda.

En primer lugar,  la condena de un padre a la pena de muerte o su ejecución compromete el disfrute de un amplio espectro de derechos de los niños, pero puede evitarse, como recordamos la adopción, hace casi treinta años, del Segundo Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos. Permítanos impulsar una amplia ratificación y aplicación efectiva de este tratado, que ahora está en vigencia en 84 países.

En segundo lugar, se necesita con urgencia más investigación sobre la situación de los hijos de padres que enfrentan la pena de muerte. Pero la evidencia disponible ya es lo suficientemente sólida y convincente para reconocer la urgencia de garantizar un entorno de protección para estos niños; prevenir la discriminación y el estigma en contra de ellos; y de proporcionar los servicios y las medidas de recuperación y reintegración que requieren urgentemente.

En tercer lugar, es importante recordar que todavía hoy hay niños que están sujetos a la pena de muerte. Esto es contrario a la Convención sobre los Derechos del Niño y otras normas internacionales de derechos humanos que prohíben la imposición de la pena capital por delitos cometidos por menores de 18 años, independientemente de su edad en el momento del juicio, la condena o la ejecución de la pena capital. la sanción Es imprescindible garantizar que una disposición fundamental de la Convención sobre los Derechos del Niño se respete y se aplique plenamente en todos los países.

¡Trabajando juntos a nivel internacional, regional y nacional, se puede lograr un cambio de paradigma! La salvaguardia de los derechos de los niños en todo lugar y en todo momento está al alcance, y esto ayudará a asegurar sociedades seguras, justas y pacíficas para todos.

OSCE comunicado - Gran protección se necesita para los niños de los padres sentenciados a la pena de muerte o ejecutados, ODIHR Director y Representante Especial en el Día Mundial contra la Pena de Muerte.


Representante Especial del Secretario General de la ONU sobre la Violencia contra los Niños.
Traducción libre del Equipo de Incidencia.
Fuente SRSG: http://srsg.violenceagainstchildren.org/es/node/1586

No hay comentarios:

Publicar un comentario