1/22/2017

Ronald Gamarra: Italia da el ejemplo

Esta semana el ex dictador peruano Francisco Morales Bermúdez fue sentenciado a prisión de por vida por la Corte Penal III del Tribunal de Justicia de Roma, que lo halló culpable de haber contirbuido a la tortura, desaparición y asesinatos de ciudadanos de ascendencia italiana, particularmente de Horacio Campiglia Pedamonti y Lorenzo Viñas Gigli (Brasil, marzo y mayo de 1980 en el contexto de la "Operación Murciélago"), al haber constituído, promovido, organizado y/o dirigido en el Perú un organismo político, militar y de información que hacía parte del Plan Cóndor. Junto con él, fueron condenados a la misma pena los generales peruanos Pedro Richter Prada, quien fuera su brazo derecho como ministro de guerra, y Germán Ruiz Figueroa, como responsable de la Dirección de Inteligencia del Ejército. La sentencia también prisión de por vida a dos altos funcionarios de Chile, dos de Bolivia y uno de Uruguay. Diecinueve procesados fueron absuletos; entre ellos, el general peruano Martín Martínez Garay, Jefe del Servicio de Inteligencia del Ejército.


Estar involucrado en el Plan Cóndor no es chancay de a medio. En la historia latinoamericana, la operación Cóndor fue la más grande y tenebrosa alianza de las dictaduras militares para ubicar, secuestrar, torturar y asesinar a los opositores políticos, persiguiéndolos más allá de las fronteras nacionales, en el exilio. Bajo el impulso de la sangrienta tiranía chilena de Augusto Pinochet, a la cual se unieron las dictaduras de Argentina, Brasil, Bolivia, Paraguay y Uruguay, esta coordinación de las fuerzas de seguridad y los servicios de inteligencia al más alto nivel se estableció a mediados de la década de los años 70. Según documentos desclasificados de la CIA (despachos de embajadores gringos, reportes de los aparatos de inteligencia de Chile y Argentina, admisión de un militar peruano), en 1978 se integraron a la Operación Cóndor las dictaduras de Ecuador y Perú.


En el marco de la Operación Cóndor fue secuestrado y asesinado en Buenos Aires, donde residía exiliado, el residente de Bolivia Juan José Torres, tenaz enemigo del dictador Hugo Bánzer. Igualmente fue asesinado, durante su exilio en Argentina, junto con su esposa, el general Carlos Prats, excomandante general del ejército de Chile, por su desacuerdo con el golpe de estado de Pinochet. Asimismo se atentó en Roma contra el connotado político demócrata cristiano y exministro chileno Bernardo Leighton y su esposa. También fue asesinado en su exilio en Argentina el expresidente brasileño Joao Goulart. Una de las operaciones más descaradas fue el asesinato en Washington del ex canciller chileno Orlando Letelier, junto con su secretaria, la joven norteamericana Roni Moffitt, a quienes volaron con una bomba oculta bajo su auto, en pleno centro de la capital norteamericana.

Las víctimas de la Operación Cóndor se cuentan por decenas de miles y el modus operandi se conoce con mucho detalle gracias al hallazgo de documentación de los propios servicios de inteligencia que cayó en poder de las autoridades, una vez terminada la época de las dictaduras militares. Sobresale la voluminosa documentación incautada por casualidad en 1992, proveniente de los servicios de inteligencia de Paraguay de la época del dictador Stroessner, que detallan intercambios de información con los servicios de inteligencia de los otros socios de la Operación Cóndor sobre innumerables operaciones de seguimiento y asesinato, por lo cual se les denomina "los archivos del terror". Por cierto, Martín Almada, autor del hallazgo, testificó en Roma.

"La justicia nos tiene que venir de fuera. Treinta y siete años después de aquel crimen, un tribunal italiano pronuncia la justicia que nuestro sistema institucional fiscal y judicial es incapaz de honrar".

Artículo de Ronald Gamarra Herrera en Hildebrand en sus trece publicado el día viernes 20 de enero de 2017.

1 comentario:

  1. Italia sentencia a Morales Bermudez y será un precedente para todas las victimas de las mafias italianas que son contratados por las grandes corporaciones inmobiliarias en el Peru.

    La Mafia es la empresa más rentable en Italia.Los negocios de las mafias representan el 7% del PIB de Italia.
    El mejor negocio que tienen no es al trafico de drogas, es el contrabando de dinero en efectivo que sacan de los paises sub desarrollados.

    Hacen el trabajo sucio de las corporaciones. Trafico de personas, Prostitucion, Explotacion laboral, Extorsiones, Estafas, blanqueo inmobiliario, actua con impunidad especulacion y el aumento de la burbuja inmobiliaria, mas la informacion que dan, ahora es aliada del Estado. El gobierno lo considera un mal necesario.

    Los capos mafiosos son soplones y Ateos.(Si no son Italianos son Argentinos).
    ertywerywewtwrtwrr

    ResponderEliminar