2/01/2017

ONU: Antonio Guterres advierte sobre la adopción de medidas que creen ansiedad e indignación a nivel mundial

El Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, afirmó que la orden ejecutiva firmada por el Presidente Donald Trump, que prohíbe temporalmente la entrada de nacionales de siete Estados musulmanes y que suspende el programa de admisión de refugiados sirios, no es la forma adecuada para proteger a Estados Unidos.

En declaraciones a la prensa en la sede de Naciones Unidas, consideró que esas medidas violan principios básicos y que no son efectivas.

Guterres recordó que el mundo se enfrenta a organizaciones terroristas globales muy sofisticadas y afirmó que un ataque de estas probablemente no se realice por personas de los países vetados, sino de naciones desarrolladas o por personas que ya se encuentran en Estados Unidos.

"Es por eso tan importante que no se apliquen medidas que creen ansiedad e indignación. Esto lo que hace es detonar los mecanismos de reclutamiento que estas organizaciones utilizan en todas partes del mundo", dijo.

Ante la amenaza real del terrorismo, el titular de la ONU pugnó por la adopción de medidas enérgicas para el control efectivo de fronteras, pero al mismo tiempo, llamó a que éstas no se fundamenten en la discriminación por nacionalidad, religión u origen étnico.

Entretanto, varios relatores de la ONU de derechos humanos, también expresaron su opinión sobre la medida adoptada recientemente por la nueva administración estadounidense. 

En un comunicado, los expertos independientes afirmaron que la orden ejecutiva del 27 de enero viola la legislación internacional de derechos humanos, que protege el principio de no discriminación.

DECLARACIÓN DEL SECRTARIO GENERAL DE NACIONES UNIDAS

En mi camino de regreso de Etiopía, el país de mayor acogida de refugiados en África que durante décadas ha mantenido sus fronteras abiertas a cientos de miles de refugiados de sus vecinos, muchas veces en situaciones dramáticas de seguridad, quiero decir lo siguiente:

Los países tiene el derecho, incluso la obligación, de manejar responsablemente sus fronteras para evitar la infiltración de miembros de organizaciones terroristas. Esto no puede basarse en ninguna forma de discriminación relacionada con la religión, la etnia o la nacionalidad porque:

- Va en contra de los principios y valores fundamentales en los que se basan nuestras sociedades.
- Provoca la ansiedad y la cólera generalizadas que pueden facilitar la propaganda de las mismas organizaciones terroristas contra las que todos queremos luchar;

- Las medidas ciegas, no basadas en inteligencia sólida, tienden a ser ineficaces, ya que corren el riesgo de ser superadas por lo que hoy son globales y sofisticados movimientos terroristas.

Estoy particularmente preocupado por las decisiones que en todo el mundo han socavado la integridad del régimen internacional de protección a los refugiados. Los refugiados que huyen del conflicto y de la persecución están encontrando más y más fronteras cerradas y cada vez acceso más restingido a la protección que necesitan y que tienen derecho a recibir de acuerdo con el derecho internacional de refugiados.

Nueva York, 31 de enero 2017.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada