10/09/2016

Silencios cómplices ("ejecuciones extrajudiciales")

En estas semanas se han dado a conocer varios hechos que describen la triste realidad de nuestras fuerzas armadas y policiales en relación con los derechos ciudadanos. Ejecuciones extrajudiciales de detenidos desarmados y rendidos; golpizas brutales a detenidos casuales; secuestro, ejecución y cremación clandestina de cuerpos; grupos de agentes coordinados para simular escenarios de crimen y ejecutar a los supuestos responsables.

Todo esto es pan de cada día. Lo fue ayer y desgraciadamente sigue siéndolo hoy. Por eso debería ser materia de la mayor preocupación y motivo de indignación. Sin embargo, hay un sector poderoso, con opinión ubicua en los medios, que no se inmuta con estas denuncias y guarda con respecto a ellas el más absoluto silencio. Evidentemente esta violencia no les parece condenable y les satisface.

Ese sector se identifica  sobre todo con cierta derecha troglodita, partidaria de la "Mano dura". Brutal. Supuestamente "eficaz". Les tiene sin cuidado la ley, las garantías, los derechos ciudadanos, los derechos humanos. Esas cojudeces. Siempre que no les toque a ellos, por supuesto; porque en tal caso, son los primeros en reclamar. Pero la mano dura suele ser muuy torpe y traer más problemas sin contribuir a solucionar ninguno; ya deberían saberlo.

Repasemos algunos de estos hechos y denuncias sobre los cuales esos sectores y sus representantes conspicuos en los medios guardan el más absoluto y ominoso silencio, que equivale a condonación y complicidad. 

Esta semana, el principal responsable de la muerte del joven Gerson Falla, quien fue detenido y golpeado brutalmente el 11 de abril de 2011 en la comisaría de San Borja, fue sentenciado a una pena efectiva de 10 años de privación de la libertad. La víctima había sido intervenida por la policía en un incidente confuso, al parecer una discusión en una panadería, en el cual no había ningún delito de por medio. La pericia demostró que se le había inflingido más de 50 lesiones. También se isponía de un video grabado por uno de los agentes agresores, encontrado en el celular del policía que precisamente acaba de ser condenado. A pesar de ello, no han sido sancionados todos los agentes que debían serlo por haber intervenido en el crimen.

Yo no he visto a ninguno de esos derechistas momios expresar su apoyo a esta sentencia.

Pocos días antes se dio otra sentencia de gran importancia, la del caso denominado "Sótanos del SIE". Se trata del asesinato, cometido en 1993, de los estudiantes Kenneth Anzualdo y Martín Roca Casas, y del profesor Justiniano Najarro Rúa, en los calabozos del Servicio de Inteligencia del Ejército, ubicados en el subsuelo de local que entonces ocupaba el Ministerio de Defensa, denominado el "pentagonito", y que hoy es sede del Cuartel General del Ejército. 

La sentencia confirma la existencia en ese local de dos hornos capaces de producir temperaturas de hasta 1,000 grados, donde habrían sido incinerados los cuerpos. Por este crimen acaban de ser sentenciados a penas de 22 años de privación de la libertad Vladimiro Montesinos y Nicolás Hermoza Ríos, asociados íntimos del entonces presidente Alberto Fujimori, los cuales ya cumplen pena por otros crímenes.

Tampoco en este caso he oído a ningún "líder de opinión" de esa derecha expresar su indignación por estos crímenes y la existencia de esos hornor y su uso para la cremación clandestina de cuerpos.

También se dió a conocer públicamente en estos días la ejecución extrajudicial de dos personas detenidas, presuntos miembros de una banda criminal, perpetrada por agentes de la policía en la ciudad de Piura el 27 de febrero de 2015. Si un programa periodístico de televisn no hubiese recibido el vide grabado por un testigo, donde se observa la ejecución misma de los detenidos inermes y ya inmovilizados, la opinión pública ignoraría lo que ocurrió. 


"Tampoco en este caso he oído a ningún "líder de opinión" de esa derecha expresar su indignación por estos crímenes".

Lea también: "Sentencia en Caso Gerson Falla".
Artículo de opinión de Ronald Gamarra publicado el viernes 07 de octubre de 2016.
Fuente Hildebrandt en sus Trece: http://hildebrandtensustrece.com/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada