6/10/2016

ONU: Prohibición del aborto en Irlanda causa sufrimiento y discriminación a una mujer

Comunicado de Prensa de la Oficina del Alto Comisionado de Derechos Humanos de la ONU
Prohibición
 
Prohibición del aborto en Irlanda causa sufrimiento y discriminación a una mujer – Expertos de la ONU

Ginebra (09 de junio de 2016) - Una mujer que se vio forzada a escoger entre completar su embarazo, sabiendo que el feto no sobreviviría, o abortar en el extranjero, fue sometida a discriminación, tratos crueles, inhumanos y degradantes, como resultado de una prohibición legal al aborto en Irlanda, según determinaron expertos de las Naciones Unidas.


Los expertos independientes, miembros del Comité de Derechos Humanos, emitieron sus conclusiones en Ginebra tras examinar una denuncia de la Sra. AM. La mujer fue informada en noviembre 2011, cuando ya estaba en la semana 21 del embarazo, que el feto presentaba defectos congénitos, lo cual implicaba que moriría en el útero o poco después del nacimiento.



En consecuencia, tenía que elegir “entre continuar su embarazo no viable o viajar a otro país mientras que llevaba consigo un feto moribundo, por su cuenta y sin el apoyo de su familia, además de regresar cuando aún no se había recuperado totalmente”, señaló el Comité.

La Sra. AM decidió viajar al Reino Unido para terminar su embarazo y regresar 12 horas después del procedimiento, ya que no podía cubrir el costo de permanecer más tiempo. Como el hospital del Reino Unido no proporcionó ninguna opción con respecto a los restos del feto, tuvo que dejarlos allá. Las cenizas fueron entregadas de forma inesperada tres semanas más tarde por mensajería.


En Irlanda, se le negó terapia de orientación sobre dolor y duelo tras una pérdida, además de la asistncia médica disponible para las mujeres que abortan. Esa diferencia de trato, apuntó el Comité, no tuvo en cuenta sus necesidades médicas y las circunstancias socioeconómicas, lo cual constituye discriminación.


“Muchas de las experiencias negativas que tuvo que pasar podrían haberse evitado si no se le hubiera prohibido terminar su embarazo en el entorno familiar de su propio país y bajo el cuidado de profesionales de la salud a quienes conocía y en quienes confiaba”, el Comité indicó en sus conclusiones.


El Comité señaló que, además de la vergüenza y el estigma asociado con la penalización del aborto de un feto fatalmente enfermo, el sufrimiento de AM se vio agravado por los obstáculos que enfrentó en obtener información sobre las opciones médicas apropiadas.

La ley de Información sobre el aborto de Irlanda permite a los proveedores de atención médica dar información a los pacientes sobre el aborto, incluidas las circunstancias bajo las cuales los servicios de aborto pueden estar disponibles en Irlanda o en el extranjero. Sin embargo, la misma ley les prohíbe todo comportamiento que pueda ser interpretado como la defensa o la promoción de la interrupción del embarazo, por lo que podrían ser sancionados.



Para el Comité, esta legislación tiene un efecto paralizante para los profesionales de la salud, para quienes es difícil distinguir entre “apoyar” a una mujer que ha decidido interrumpir un embarazo y “abogar” o “promover” el aborto.


Irlanda, que es un Estado parte del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos (PIDCP), está obligada a proporcionar a AM un recurso efectivo, que incluya una indemnización adecuada y el tratamiento psicológico que pueda necesitar, afirmó el Comité. Irlanda también está obligada a impedir que se produzcan violaciones similares.

“A tal efecto, el Estado parte debería modificar la ley sobre la interrupción voluntaria del embarazo, incluso su Constitución si es necesario, para garantizar el cumplimiento del Pacto, de forma que incluya procedimientos eficaces, oportunos y accesibles para la interrupción del embarazo en Irlanda, además de tomar medidas para garantizar que profesionales de la salud estén en condiciones de proveer información completa sobre los servicios de aborto seguro y sin temor a ser objeto de sanción penal”, según las conclusiones del Comité.

En sus observaciones a la Comisión sobre las acusaciones de AM, Irlanda señaló que el marco constitucional y legislativo del país refleja “el enfoque matizado y proporcional a los puntos de vista considerados del electorado irlandés en la profunda cuestión moral de la medida en que el derecho a la vida del feto debe ser protegido y equilibrado contra los derechos de la mujer”.

El Comité de Derechos Humanos examinó este caso en el marco del Protocolo Facultativo del Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos que da la competencia al Comité para examinar quejas individuales.

Para sitios web y medios sociales:
Twitter: @UNHumanRights
Youtube: unohchr

No hay comentarios:

Publicar un comentario