3/13/2016

RFI: Una mirada hacia las refugiadas sirias


Por Silvia Celi.
Los conflictos armados sitúan a las mujeres en un mayor riesgo de violencia y vulnerabilidad. Diversos factores sociales, culturales y una clara falta de autonomía económica crean contextos en los que las mujeres son más susceptibles al abuso y la explotación sexual.

"Las organizaciones humanitarias hemos tenido que adaptar nuestra respuesta a la naturaleza cambiante de la crisis siria y las necesidades que las mujeres jóvenes dejaban latentes", explica la organización humanitaria World Vision en un comunicado. 
Según el Fondo de Naciones Unidas para la Población, el conflicto sirio está dejando tras de sí:

• 12.2 millones de personas afectadas por la crisis
• 3 millones de mujeres entre 15 y 49 años
• 500.000 mujeres embarazadas 
• 4 millones de refugiadas fuera de las fronteras sirias
• De ellas 1 millón se encuentra en edad reproductiva (entre 15 y 49 años)
• Entre las refugiadas 70.000 mujeres están embarazadas

Tres generaciones y una mirada; una mirada sin futuro:
Amouneh tiene 6 años, la mitad de estos años los ha vivido en una tienda de un campo de refugiados. A su corta edad ya conoce los peligros a los que se enfrenta por ser mujer, agravados por su condición de refugiada. Amouneh no puede ir sola al baño, pues podrían violarla; no puede soñar en un futuro libre pues probablemente tenga que casarse sin poder elegir cuándo y con quién.

Zeinab tiene 26 años y dejó Líbano convencida de que sería solo por unas semanas, como mucho unos meses. Ya han pasado tres años. Recuerda perfectamente su casa, la calle, el edificio, la vida que llevaba junto a su familia en el tercer piso, justo debajo del apartamento de sus suegros. Durante las primeras semanas se sintieron abandonados, lejos de su hogar, y decidieron arriesgarse y volver. Cuando llegaron no había nada. El edificio donde vivían había sido bombardeado y estaba en ruinas.
 
Khadijah es la suegra de Zeinab. Vive en la misma tienda que sus hijos y nietos, sufriendo día a día al ver cómo van dejando atrás la infancia entre las lonas de una tienda de refugiados. Es mayor, y los últimos años ha sufrido demasiado; por eso, su único deseo tiene nombre propio: quiere que Amouneh, así como el resto de sus nietos, tengan la oportunidad de vivir una vida feliz, lejos de la violencia en su Siria natal.

World Vision ayuda en los asentamientos con su Programa de Agua y Saneamiento:
La vida de Amouneh y la de toda su familia se ha vuelto un poco más amable porque por fin tienen agua gracias al Programa de Agua y Saneamiento que World Vision lleva a cabo en la zona para proveer de agua potable a las familias que han tenido que huir de un país en guerra.
No es la vida que la madre de Amouneh había soñado para ella y, al contrario de lo que se podría esperar, la vida de Amouneh es mucho peor que la que su madre y su abuela tuvieron.

"Estando embarazada de 8 meses tenía que transportar contenedores pesados de agua de la fuente más cercana, situada a un kilómetro de distancia de nuestra tienda” recuerda Zeinab. El agua que obtenían no era suficiente para toda la familia y no tenían otra opción que la de utilizar las aguas residuales.

Khadijah lo recuerda: "El agua estaba llena de gusanos. El color era muy desagradable. Teníamos irritaciones en la piel y hongos en todo el cuerpo. Ducharse con agua sucia era lo equivalente a no ducharse en absoluto. No podía permitir que mis nietos pasaran por esta situación”.

A finales de 2013, la vida de esta y otras familias cambió sustancialmente gracias al programa de World Vision que sustituía las aguas residuales sucias por agua limpia mediante un sistema de filtrado.

El trabajo de World Vision en el conflicto sirio y la crisis migratoria:
El trabajo que realiza World Vision en el conflicto sirio y la crisis migratoria pasa por trabajar especialmente con grupos vulnerables como las niñas, los jóvenes y las mujeres. 

Los programas de agua, higiene y saneamiento han beneficiado en el Líbano a 68.850 personas, de las cuales 37. 449 son niños.

 "En situaciones de emergencia, los refugiados pueden soportar cualquier reto, excepto la ausencia de agua limpia y aseos", dice Amjad Daoud, director del Programa de Agua y Saneamiento de World Vision en Líbano. Las mujeres suelen verse afectadas por la ausencia de agua al tener que recorrer grandes distancias para conseguir agua para su familia. Este proyecto trabaja en la infraestructura: distribución de tanques de agua, filtros de agua, jabones, artículos de higiene y de drenaje; suministro semanal de agua; sistema mensual de aguas residuales; e instalación de letrinas junto a tiendas de campaña.

En Jordania, 105.881 personas se han beneficiado de la entrega de comida y dinero en efectivo:
La entrega de dinero en efectivo de los programas de World Vision es utilizado para los fines previstos como alquilar un hospedaje o reparaciones a la vivienda, alimentos, artículos de uso doméstico como ropa y combustible para el invierno, gastos de educación y cuidado de la salud. La experiencia World Vision, así como las entrevistas que se han llevado a cabo con los beneficiarios han hecho dar prioridad a las mujeres como receptoras de este tipo de ayuda ya que mejoran su autoestima, su independencia, así como su visibilidad en la comunidad.

16.882 personas, incluyendo 9.156 niños, se han beneficiado directamente de los proyectos de salud en Siria:
En Siria, World Vision se ha asociado con la organización local Violet y con otros organismos de salud internacionales como el Fondo de Población de las Naciones Unidas y la Organización Mundial de la Salud, para ampliar el suministro de atención sanitaria primaria y especializa a la población siria afectada por conflictos, en particular a las mujeres y niños.

El programa toma especial conciencia con la salud prenatal, posnatal y materna con el objetivo de que las mujeres sirias tengan el conocimiento para el mejor cuidado para los niños con los mínimos recursos. Como parte de ese objetivo, World Vision también abrió los espacios para la Mujer y los Niños en los que se promueve la lactancia materna y la calidad del cuidado de los niños más pequeños.

Protección frente a la violencia:
World Vision designa un porcentaje de sus fondos de emergencia en Irak a un centro de protección para las mujeres y las niñas. En este centro se trabaja la protección e integración de este sector de la sociedad, así como formación profesional, apoyo psicosocial y asesoramiento.

Entrevistada: Charo Izquierdo, responsable del Departamento de Proyectos de World Vision.
Fuente Comunicado de World Vision.

No hay comentarios:

Publicar un comentario