3/31/2016

ASFC: "El eterno insurgente, el abogado Pascal Paradis defiende a los más vulnerables del Planeta"

Masacres, ejecuciones forzadas, tortura, violencia sexual sistemática, secuestros: realidades que "superan el entendimiento de los juristas que trabajan en un contexto como el de Québec. A veces, nos preguntan qué estamos haciendo al otro lado del mundo.

"Ciertamente  la miseria existe en América del Norte: hace falta también preocuparse de aquella y hay varias organizaciones que trabajan para esto, es muy importante. Pero al mismo tiempo lo que ocurre a 10,000 km de nosotros puede tener un impacto aquí mañana", dijo el abogado. La actualidad y la llegada de refugiados en Canadá confirman estas palabras de Pascal Paradis. "También es una cuestión de solidaridad. Es nuestro deber humanos conmoverse frente a las atrocidades que ocurren en el resto del mundo. Si no actuamos, perdemos un poco de nuestra humanidad. Tenemos en Québec una gran riqueza jurídica que debemos compatir, herramientas, una visión de los derechos y libertades bien integrada. Es nuestro deber asesgurarse que esta riqueza contribuya a elevar el nivel de justicia en todo el mundo".

Con unas veinte misiones cada año, ASFC combate sin descanso, contando con el derecho internacional. Para el organismo que interviene en dos tipos de expedientes, las causas emblemáticas (como la de Guatemala) y el apoyo a los abogados locales en su oferta de servicios jurídicos básicos, la lucha es la misma: defender los derechos humanos fundamentales. La esencia de la cuestión es común: financiar los servicios. Muchas veces se necesitan años para que culmine una causa, recursos inconmensurables para reunir las pruebas en expedientes altamente difíciles, pero también para asegurar la seguridad del personal que trabaja sobre el terreno. Con la ayuda de agencias gubernamentales y donaciones, ASFC tiene un presupuesto que varia entre 700 000 y 3 millones de dólares, no sin una fragilidad constante.

En las oficinas adyacentes a la del Dr. Paradis, se está hablando con Bogotá, se prepara un proyecto en Mali, otro en Haití. Las necesidades son por doquier. Optimista eterno, el abogado se alegra. Hubieron avances extraordinarios en los últimos años. En julio de 2015, se reunió en Quebéc una coalición internacional para establecer una estrategia contra el Estado Islámico, teniendo como mayores preocupaciones la violencia contra las mujeres. Para el Dr. Paradis, esto constituye un verdadero progreso. "Esta violencia siempre ha existido pero no hablábamos de ella. Sin embargo, empezamos a ver la necesidad de actuar. "Hace 25  años, la Corte Penal Internacional era un sueño en que no creíamos mucho. Hoy ¡existe!" A Pascal Paradis le gustaría que su próxima luhca sea para los derechos de las minorías sexuales, "un asunto emergente. Me gustaría que hablemos dentro de unos años y que digamos que hemos contribuído a unos avances respecto de esa materia".

No hay comentarios:

Publicar un comentario