2/01/2016

Transparencia Internacional: La corrupción sigue siendo generalizada, pero en 2015 hubo atisbos de esperanza

Transparency International insta a personas en todo el mundo a alzar su voz contra la corrupción

El 2015 mostró que cuando las personas trabajan juntas se puede tener éxito en la lucha contra la corrupción. Si bien la corrupción sigue siendo generalizada en todo el mund, en la edición 2015 del Índice de Percepción de la Corrupción de Transparency International hubo más países que mejoraron su puntuación que empeoraron.

Más de dos tercios de los 168 países incluidos en el índice de 2015 obtuvieron una puntuación inferior a 50, en una escala de 0 (percepción de altos niveles de corrupción) a 100 (percepción de ínfimos niveles de corrupción).


Sin embargo, en lugares como Guatemala, Sri Lanka y Ghana, activistas ciudadanos, ya sea de forma grupal o individual, trabajaron de forma intensa para expulsar a los corruptos, y enviaron así un mensaje contundente que debería inspirar a otros a actuar con determinación durante 2016.

"Es posible ganar a la corrupción si trabajamos juntos. Para erradicar el abuso de poder y el soborno, y sacar a la luz negociaciones secretas, los ciudadanos deben decir al unísono a sus gobiernos que ya han tenido bastante.

"El Índice de Percepción de la Corrupción de 2015 muestra claramente que este fenómeno sigue asolando al mundo. No obstante, 2015 también fue un año en el cual las personas nuevamente salieron a las calles para protestar contra la corrupción. A nivel global, el público envió un mensaje contundente a quienes están en el poder: es el momento de hacer frente a la gran corrupción”, expresó José Ugaz, presidente de Transparency International. 

La gran corrupción es el abuso de poder en las altas esferas que beneficia a unos pocos a costa de muchos, y provoca perjuicios graves y generalizados a las personas y la sociedad. Muy a menudo, este tipo de corrupción queda impune.

Este año, Transparency International invita a todas las personas a actuar contra la corrupción votando en la encuesta unmaskthecorrupt.org. Nos interesa saber cuáles son los casos que, en opinión del público, deben ser abordados de forma urgente para dejar claro que vamos a ejercer resistencia a la gran corrupción.

Brasil es el país que más posiciones ha descendido en el índice, al empeorar 5 puntos y bajar 7 posiciones en una escala de 76. El escándalo de Petrobras empujó a la población a salir a las calles en 2015, y el inicio del juicio en este caso podría ayudar a que Brasil ponga freno a la corrupción.

En nuestro sitio web se pueden consultar historias alentadoras de lucha contra la corrupción de Mongolia, Guatemala y sobre como sí se puede denunciar casos, incluidos casos de éxito de nuestra red de 100 capítulos. 

Los resultados 
El índice contempla la percepción de corrupción en el sector público en 168 países.

Dinamarca ocupa el primer lugar por segundo año consecutivo, mientras que Corea del Norte y Somalia muestran el peor desempeño, con apenas 8 puntos cada uno.

Los países en las primeras posiciones presentan características comunes que son clave: altos niveles de libertad de prensa; acceso a información sobre presupuestos que permite al público saber de dónde procede el dinero y cómo se gasta; altos niveles de integridad entre quienes ocupan cargos públicos; y un poder judicial que no distingue entre ricos y pobres, y que es verdaderamente independiente de otros sectores del gobierno.

Además de conflictos y guerras, los países en las últimas posiciones del ranking se caracterizan por su gobernabilidad deficiente, instituciones públicas frágiles como la policía y el poder judicial, y falta de independencia en los medios de comunicación.

Entre los países que han tenido un mayor descenso en sus posiciones durante los últimos cuatro años se incluyen Libia, Australia, Brasil, España y Turquía. Los que han mostrado mejoras más sustanciales fueron Grecia, Senegal y el Reino Unido.

El Índice de Percepción de la Corrupción se elabora a partir de las opiniones de expertos sobre la corrupción en el sector público. Las puntuaciones de los países pueden ser positivas cuando existen mecanismos de gobierno abierto, a través de los cuales el público puede exigir que sus dirigentes rindan cuentas, mientras que una puntuación deficiente evidencia un contexto donde prevalece el soborno, los actos de corrupción quedan impunes y las instituciones públicas no dan respuesta a las necesidades de los ciudadanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario