7/05/2015

Un justo fallo (y faltan otros ocho)

Una más. Una condena más. Esta semana el Estado peruano sumó una condena más de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CorteIDH). Si hasta parece que persigue las sentencias. Que las colecciona. Que las disfruta. Ningún país como el Perú para los fallos sancionatorios de este alto tribunal. 

Una más. Una sanción más de la Corte IDH. Esta vez la condena llegó por el caso Cruz Sánchez y Otros vs. Perú. Vamos, el caso Chavín de Huantar. La Corte IDH reprobó al Estado por la ejecución extrajudicial de Eduardo Cruz Sánchez, Tito. El emerretista. La Corte de San José declaró la responsabilidad internacional del Estado peruano. Estaba cantado. Se veía venir. No fue sorpresa. 
"La Corte, que no es tonta, valoró las declaraciones de Hidetaka Ogura, Raúl Robles Reynoso, Marcial Torres Arteaga y Máximo Rivera Díaz".
Artículo de Ronald Gamarra Herrera publicado en Hildebrandt en sus trece, el viernes 03 de julio de 2015.

No hay comentarios:

Publicar un comentario