3/26/2017

CIDH culmina su 161º Período de Sesiones

Washington, D.C. La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) celebró su 161º Período ordinario de Sesiones del 15 al 22 de marzo de 2017. Al tratarse del primer período de sesiones del año y en aplicación del Reglamento, la CIDH procedió el primer día del período de sesiones a elegir a su directiva, tal como se informó en el comunicado de prensa 34/17, en el que también se dio cuenta de la redistribución de algunas Relatorías Temáticas y de País.

Durante las sesiones, la CIDH avanzó en el análisis de peticiones, casos y medidas cautelares, se realizaron 40 audiencias públicas, 32 reuniones de trabajo, así como reuniones con Estados, organizaciones de la sociedad civil de la región y expertos, entre otras actividades. Específicamente, la CIDH mantuvo una fructífera reunión con los países miembros de la Asociación Latinoamericana de Integración (ALADI).

En las audiencias públicas, la CIDH recibió información sobre diversas temáticas de derechos humanos, algunas sobre temas abordados a nivel regional o subregional, y otras focalizadas en situaciones en los siguientes 16 países: Argentina, Bolivia, Brasil, Chile, Colombia, Cuba, El Salvador, Estados Unidos, Guatemala, Guyana, Honduras, México, Nicaragua, Panamá, Perú y Venezuela.  Dos de las audiencias fueron para recibir argumentos de las partes sobre casos en etapa de fondo. Se realizaron en total 40 audiencias, cuatro de ellas a solicitud de los Estados de Argentina, Colombia, Honduras y Venezuela; 31 a solicitud de organizaciones de la sociedad civil, y cinco por iniciativa propia de la CIDH. La CIDH saluda y valora la participación activa de las delegaciones de los Estados Miembros de la OEA, así como de cientos de organizaciones de la sociedad civil.

Los Estados de Cuba, Nicaragua y Estados Unidos no comparecieron en las audiencias sobre sus países. La CIDH lamenta estas ausencias. Resulta preocupante la decisión del Estado de Cuba de no participar en la audiencia sobre la situación de derechos humanos de las personas afrodescendientes en esa nación. De igual manera, resulta preocupante la ausencia de representantes de los Estados Unidos en tres audiencias: una sobre el Caso 12.545, Isamu Carlos Shibayama y otros; otra sobre las políticas que impiden el acceso al asilo en el país; y otra sobre las siguientes órdenes ejecutivas: “Mejoras a la seguridad fronteriza e inmigración”, “Protección de la nación contra el ingreso a Estados Unidos de terroristas extranjeros”, y “Aceleración de los procesos de revisión y aprobación ambiental para los proyectos de infraestructura de alta prioridad”. Finalmente, resulta preocupante la no comparecencia del Estado de Nicaragua en la audiencia sobre la situación del derecho a la libertad de expresión en ese país.

La Comisión Interamericana destaca la importancia de que los Estados participen en todas las audiencias, de buena fe y con información sustantiva adecuada, a fin de avanzar en forma constructiva hacia soluciones a los problemas de derechos humanos que enfrenta la región. El sistema interamericano de derechos humanos se fortalece con la participación activa de Estados, víctimas y sus representantes y organizaciones de la sociedad civil.

En estas sesiones, la CIDH aprobó su Plan Estratégico 2017-2021. Para su elaboración, la CIDH realizó procesos de consulta pública con organizaciones de sociedad civil, expertos y Estados miembros de la OEA. Este proceso participativo y democrático permitió ampliar el análisis del contexto regional, evaluar las propuestas del Plan y contribuir a generar una cultura más democrática y de transparencia en la institución. El plan se estructura en 5 objetivos estratégicos. El objetivo estratégico 1 busca contribuir al desarrollo de una justicia interamericana más efectiva y accesible con el fin de superar  las prácticas de impunidad en la región y lograr la reparación integral de las víctimas a través de medidas decisivas para el fortalecimiento del sistema de peticiones y casos, soluciones amistosas y medidas cautelares. El objetivo estratégico 2 busca tener incidencia en medidas preventivas y en los factores que dan lugar a las violaciones de derechos humanos a partir del uso articulado de mecanismos y funciones de la CIDH para una mejor capacidad de monitoreo y de coordinación de respuestas relevantes, oportunas y adecuadas. El objetivo estratégico 3 se orienta a promover la democracia, la dignidad humana, la igualdad, la justicia y las libertades fundamentales a partir de una contribución activa para el fortalecimiento de la institucionalidad y políticas públicas con enfoque en derechos humanos de los Estados acorde a normas y estándares interamericanos y de la construcción de capacidades de actuación de las organizaciones y redes de actores sociales y académicos en la defensa de los derechos humanos. El objetivo estratégico 4 busca impulsar la universalización del Sistema Interamericano de Derechos Humanos, a través de iniciativas coordinadas con la CorteIDH, y con otros organismos y mecanismos internacionales, regionales y sub-regionales de derechos humanos. El objetivo estratégico 5 es garantizar los recursos humanos, infraestructura, tecnología y presupuesto necesarios para el pleno cumplimiento del mandato y funciones de la CIDH a partir de una gestión institucional por resultados para un desarrollo institucional  eficiente, efectivo y medible.

Además, la CIDH se dedicó nuevamente a seguir estudiando alternativas para superar el atraso procesal. En este sentido, estableció diálogos que buscan poner en práctica las medidas necesarias para responder oportuna y eficazmente a las víctimas y a los Estados. La CIDH continuará trabajando en forma prioritaria en esta temática, como se destaca en su Plan Estratégico.

En el marco del período de sesiones tuvo lugar una consulta con expertos y expertas en materia de prisión preventiva, a fin de convalidar las conclusiones y recomendaciones del informe temático “Medidas para reducir la prisión preventiva en las Américas”, el cual tiene un énfasis en la aplicación de medidas alternativas y en la incorporación de un enfoque especial de protección respecto mujeres y otras personas y grupos en situación especial de riesgo.

Adicionalmente, se realizó un diálogo sobre “Derechos de las Personas Intersex en las Américas”, donde las personas participantes hicieron hincapié en la necesidad de poner fin a las violaciones a los derechos humanos de las personas intersex y sus familiares, y resaltaron las afectaciones negativas y permanentes que las cirugías forzadas y cosméticas de “normalización” a temprana edad y sin el consentimiento de la persona tienen en su vida y en sus relaciones familiares.

Asimismo, se celebró una reunión con representantes del movimiento sindical en los Estados Unidos a fin de explorar acciones para el plan de trabajo de la Relatoría Especial sobre Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales, a fin de abordar asuntos relativos a los derechos humanos del movimiento laboral y sindical en Estados Unidos.

En relación con el concurso para la selección de la persona que ocupará el cargo de Relator/a Especial para los Derechos Económicos, Sociales, Culturales y Ambientales, la CIDH se encuentra procesando las 96 candidaturas recibidas a fin de seleccionar a las personas finalistas. Esta lista de personas seleccionadas será publicada el 30 de mayo para recibir comentarios, y serán entrevistadas por la CIDH durante el Período de Sesiones que tendrá lugar en Perú del 3 al 7 de julio.

Finalmente, la CIDH firmó dos acuerdos de cooperación con la Defensoría Penal de la Unión de Brasil y con el Instituto Nacional de Derechos Humanos de Chile. A través de los convenios, ambas instituciones se comprometieron a estrechar sus lazos de colaboración con la CIDH. En virtud de los acuerdos, la CIDH recibirá en la Secretaria Ejecutiva visitantes profesionales de las dos instituciones, entre otras actividades de promoción y capacitación.

La Comisión publicará en los próximos días un informe sobre el 161 Período de Sesiones.

La CIDH está integrada por Francisco Eguiguren Praeli, Presidente; Margarette May Macaulay, Primera Vicepresidenta; Esmeralda Arosemena de Troitiño, Segunda Vicepresidenta y los Comisionados José de Jesús Orozco, Paulo Vannuchi y James Cavallaro. El secretario ejecutivo es Paulo Abrão y la secretaria ejecutiva adjunta es Elizabeth Abi-Mershed.
La CIDH es un órgano principal y autónomo de la Organización de los Estados Americanos (OEA), cuyo mandato surge de la Carta de la OEA y de la Convención Americana sobre Derechos Humanos. La Comisión Interamericana tiene el mandato de promover la observancia de los derechos humanos en la región y actúa como órgano consultivo de la OEA en la materia. La CIDH está integrada por siete miembros independientes que son elegidos por la Asamblea General de la OEA a título personal, y no representan sus países de origen o residencia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario