2/25/2018

"Te bajaron de la nube, PPK", por Ronald Gamarra

"Como si el apanado jurídico no fuera ya suficiente, el tribunal entra a cuestionar los límites materiales de la gracia concedida. En ese ámbito, afirma que ella afecta el derecho a la verdad y el derecho a la tutela judicial efectiva, al tiempo que relaja la lucha contra la impunidad de las violaciones a los derechos humanos".


Lo justo, barón. Lo justo. El colegiado B de la Sala Penal Nacional, con ponencia de la magistrada Miluska Cano, declaró que la Resolución Suprema, por la que, en forma trucha y traicionera, el todavía presidente Kuczynski y el impresentable de Mendoza concedieron la gracia a Alberto Fujimori, pretendiendo la impunidad del crimen y la continuidad del gobierno, carece de efectos jurídicos y resulta inaplicable al caso de la matanza de Pativilca. Traducción: en un acto de justicia, el tribunal - mandando al carajo al gobierno y a su borrosa Procuraduría- resolvió que don Alberto siga procesado por las múltiples muertes y que deberá afrontar un juicio en el que se juega una pena de 25 años de privación de la libertad. La decisión judicial acabó con la gracia de PPK y apagó la sonrisa del chino.

En verdad, una muy buena resolución. Fundada. Con harto argumento legal, dogmático y jurisprudencial. Con manejo del alcance y propósitos de la Constitución y tratados internacionales en materia de derechos humanos. Histórica. Democrática. Republicana. Una decisión que se sostiene en sus propios términos y fundamentos. Difícil de ser revertida. Una resolución que, en diversos pasajes, facilita el trabajo de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (Corte IDH) al darle argumentos para, igualmente, dejar sin efecto el indulto truchoa Fujimori sobre el que habrá de pronunciarse en los próximos días.

El tribunal realiza un recorrido histórico para fijar la institución de la gracia  en nuestro ordenamiento legal -al cual habría que añadir el Decreto Supremo N° 017-90-JUS, el origen de todo .y determinar su sentidoy alcance: surgió "como instrumento de descongestionamiento penitenciario respecto de procesados con detención preventiva", y su concesión se encuentra sujeta y regulada por límites formales y materiales que derivan de normas y criterios jurisprudenciales, nacionales e internacionales. O sea, "requiere el cumplimiento de una serie de requisitos para que, en caso de que el Poder Ejecutivo lo considere conveniente, sea otorgado". ¿Entendiste PPK? No eres el emperador que te alucinaste. El César que el burro de tu ministro te mentó al oído. El todopoderoso que los fujimoristas y los demóccratas precarios te dijeron que eres. ¿Entendiste PPK? Te bajaron de la nube, al tiro, y sin anestesia. 


(...).


Como si el apanado jurídico no fuera ya suficiente, el tribunal entra a cuestionar los límites materiales de la gracia concedida. En ese ámbito afirma, afirma que ella afecta el derecho a la verdad y el derecho a la tutela judicial efectiva, al tiempo que relaja la lucha contra la impunidad de las violaciones a los derechos humanos. Es allí que vuelve a realizar un control de constitucionalidad, con amplias citas de sentencias del TC. Para finalmente, ensayar un control de convencionalidad, en el que considera que la obligación de investigar y sancionar se encuentra prevista en múltiples tratados suscritos por el Perú, que los tratados de derechos humanos tienen rango constitucional , que dichos convenios tienen eficacia directa en el ordenamiento interno, que las decisiones de sus órganos nos obligan, y que la Corte Interamericana sostiene de antiguo la prohibición de excluyentes o eximentes de responsabilidad que pretendan impedir la investigación y sanción de los responsables de violaciones graves a los derechos humanos. Por todo ello, concluye, la gracia concedida  a Fujimori es incompatible  con nuestras obligaciones internacionales.

Si un tribunal local les da con palo y piedra a la gracia trucha al aún presidente PPK y al burro de Mendoza, imagínense qué nos espera en la resolución que sobre el falso indulto humanitario emitirá la Corte Interamericana de Derechos Humanos. ¡Qué desastre!

Artículo de opinión de Ronald Gamarra Herrera publicado en Hildebrandt en sus trece el viernes 23 de febrero de 2018.

No hay comentarios:

Publicar un comentario