5/18/2015

"¡QUÉ TAL SEMANA!" por Ronald Gamarra

Ha sido una semana totalmente inusual, insólita, atípica. Empezó con la caída del fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia, fulminado por la destitución pronunciada por el Consejo Nacional de la Magistratura.

A ella siguieron las sanciones decididas en el Congreso contra los parlamentarios Heriberto Benítez, Víctor Crisólogo, José León y Víctor Grández. La faena culmina, por ahora, con la ratificación de la sentencia del exministro aprista Aurelio Pastor a pena de prisión efectiva.

Las sanciones aprobadas en el Pleno del Congreso consisten en la suspensión del congresista. Tres de ellos, Víctor Grández, Víctor Crisólogo y Heriberto Benítez, recibieron suspensiones por 120 días de actividad parlamentaria, en tanto que José León recibió una suspensión de 60 días. Tampoco se crea que hay todo un impulso abrumador de moralización en el Congreso, aunque solo sea episódico. La sanción a Heriberto Benítez, por ejemplo, un caso que tiene que ver a fondo con la red de Orellana, se decidió por 54 votos a favor, pero hubo 37 votos en contra y seis abstenciones, no lo olvidemos.

El exministro aprista Aurelio Pastor tampoco pudo escapar a la sentencia que ya había sido dictada contra él hace algunos meses, a pesar de todo lo que hizo para evitarlo. Cambió de abogado. Alegó indefensión. No fue a la lectura de sentencia. Se internó en una clínica, aquejado de repentino malestar. Todo fue en vano. Lo condenaron y ratificaron su condena a prisión efectiva. Jaque mate, Pastor. He allí las consecuencias de lucrar con el tráfico de influencias.

Pero lo de mayor resonancia en la semana fue, sin la menor duda, la destitución del fiscal de la Nación, Carlos Ramos Heredia, elegido por la mayoría de los integrantes de la junta de fiscales supremos hace apenas un año. Ni la solícita fujimontesinista Blanca Nélida Colán pasó por tamaño trance de expectoración como Ramos Heredia. Se trata de una decisión justa e histórica. Fue expulsado, a la vez, de la Fiscalía de la Nación y de la fiscalía suprema que desempeñaba, por sus contactos con la red de Orellana. El Consejo Nacional de la Magistratura se pronunció por la destitución en los tres procesos disciplinarios que se le seguían.

A pesar de su destitución, Ramos Heredia se sigue negando a aceptar la realidad y sigue hablando de complot y conspiración contra él. Dice que sigue siendo fiscal de la Nación, que todavía está pendiente el recurso que presentará contra la resolución de destitución. Pero ya fue. Que se prepare, más bien, para afrontar las investigaciones fiscales y los procesos judiciales que le lloverán por sus contactos nada santos con la red de Orellana y sus desórdenes administrativos, sus recibos y facturas falsas, etc. La junta de fiscales supremos ya decidió nombrar al fiscal supremo Pablo Sánchez Velarde, jurista de limpia trayectoria y gran prestigio académico, como nuevo fiscal de la Nación.

Con todas estas medidas, parecía que, repentinamente, estábamos dando pasos iniciales pero resueltos en contra de la corrupción… Pero no. De repente nos traen de vuelta a la realidad... Terminando la semana, el Poder Judicial, a través de la Sala Penal Nacional, anuló la detención preventiva dictada contra el ex juez supremo Robinson Gonzales, su hija Olga Gonzales, el expresidente de los Registros Públicos Álvaro Delgado Scheelje, la abogada Blanca Paredes, todos ellos angelitos de la red mafiosa de Orellana, con el argumento de que ¡no hay peligro de fuga! Y para remate ordenaron investigar al juez que correctamente dictó la medida.

Y, por último, insisto por enésima vez: ¿qué espera Tierra y Libertad para expulsar sin más a Pepe Julio Gutiérrez? ¿Por qué tantos miramientos con quien quería venderse por unas suculentas lentejas, que no eran las que se comió Esaú? Y todo ello mientras la gente: manifestantes, policías, la población en general, sufren y mueren en las protestas que lideraba. La cosa no es broma: según su ficha de Onpe, Pepe Julio es fundador y dirigente nacional del partido. Ya Tierra y Libertad cometió un error gravísimo cuando el 26 de abril, ante la primera denuncia de los audios de las lentejas, avaló a este dirigente mediante un comunicado público suscrito por su dirección nacional y… ¡el propio Pepe Julio! 

No hay comentarios:

Publicar un comentario