4/09/2015

En América Latina, la mitad de los países logra la educación primaria universal

La mitad de los países de América Latina y el Caribe alcanzaron el objetivo de la Educación para Todos referente a la escolarización universal de los niños en edad de cursar la enseñanza primaria, pero Cuba fue el único que cumplió con todas las metas planteadas en el año 2000 con un plazo de quince años.

Así lo indica el informe sobre la iniciativa la Educación para Todos, publicado hoy por la UNESCO.

El documento señala que harán falta 22.000 millones de dólares anuales para complementar las contribuciones previstas por los gobiernos, si se quiere garantizar el logro de los nuevos objetivos de educación para el periodo 2015-2030.

Al comentar el estudio, el Secretario General de la ONU, Ban Ki-moon, destacó que a nivel global, sólo uno de cada tres países alcanzó los objetivos de la Educación para Todos, y la mitad de los Estados cumplió con la educación primaria universal.

"No obstante, el informe también detalla muchas historia de éxito, 50 millones de niños más están hoy en la escuela que si se hubiera mantenido la tendencia previa", agregó Ban.

Por su parte, la directora general de la UNESCO, Irina Bokova, puntualizó que para que la universalización de la educación llegue a ser una realidad, es necesario adoptar estrategias específicas que den prioridad a los niños más pobres e impulsen el desarrollo de las niñas.

Añadió que esas estrategias también deben mejorar la calidad de la enseñanza y reducir las diferencias en el grado de alfabetización.

El informe señala los siguientes resultados en lo que respecta a la consecución de los objetivos globales de la EPT en la región de América Latina y el Caribe: 

Objetivo 1 – Extender y mejorar la atención y educación de la primera infancia 

Un poco más de la mitad de los países de la región –comprendidos Chile, Ecuador, México y Perú– lograron que la tasa bruta de matrícula en la enseñanza preescolar alcanzara un índice del 80% o más. Solamente dos países –Paraguay y la República Dominicana– cuentan con menos de un 40% de niños y niñas escolarizados en este nivel de enseñanza. Desde el año 2000, el número de niños que acuden a centros de enseñanza preescolar aumentó en un 75% en el conjunto de la región. 

Objetivo 2 – Lograr la universalización de la enseñanza primaria, especialmente en lo que respecta a las niñas y los niños de ambos sexos pertenecientes a minorías étnicas o marginadas. 

Un poco más del 50% de los países latinoamericanos y caribeños ha logrado la universalización de la enseñanza primaria, pero en la región hay todavía 3,7 millones de niños sin escolarizar en este ciclo de enseñanza. Dos países –Guyana y Paraguay– se hallan muy lejos de alcanzar este objetivo, ya que solamente acude a la escuela primaria un 80% de los niños en edad de cursarla. Aunque en el conjunto de América Latina el número de niños sin escuela disminuyó en un 9%, en la zona del Caribe aumentó en un 11%. En 2012, el 16% de los niños sin escolarizar de toda la región se concentraba en un solo país víctima de un prolongado conflicto: Colombia. Más de la quinta parte de los alumnos de primaria de la región desertan la escuela antes de haber terminado este ciclo de enseñanza. Este estado de cosas no ha experimentado cambio alguno desde 1999.

En algunos países –Brasil y Guatemala, por ejemplo–­ se han registrado importantes avances en el acceso a la escuela primaria de los niños de familias pobres. A esto han contribuido los sistemas de transferencia de dinero en efectivo aplicados con éxito. 

Objetivo 3 – Garantizar que los jóvenes y adultos tengan iguales oportunidades de acceso al aprendizaje y la adquisición de competenciaspara la vida diaria. 

En lo que respecta al índice de matriculación en el primer ciclo de la enseñanza secundaria –que constituye un indicador importante del grado de adquisición de competencias– cabe señalar que un 13% de los países de la región ha logrado escolarizar a la totalidad de la población en edad de cursar ese ciclo y otro 17% se aproxima mucho a la consecución de este resultado. Sin embargo, la desigualdad de oportunidades sigue persistiendo, sobre todo en los grupos sociales más necesitados y en las zonas rurales. Por ejemplo, en 2008 el porcentaje de adolescentes de las familias más pobres del Estado Plurinacional de Bolivia matriculados en el primer ciclo de secundaria se cifraba en un 86%, mientras que el de los jóvenes de las familias más ricas alcanzaba el 99%. Estas cifras solamente representaban una mejora muy leve con respecto a la situación registrada cinco años antes, en 2003. En el Perú, solamente un 43% de los adolescentes de las zonas rurales termina sus estudios de primer ciclo de secundaria. 

Objetivo 4 – Lograr en 2015 una reducción del 50% de los niveles de analfabetismo de la población adulta. 

Los índices de analfabetismo disminuyeron en un 26% en toda la región, un porcentaje muy alejado del 50% previsto en este objetivo. Se estima que solamente tres países –el Estado Plurinacional de Bolivia, Perú y Suriname– van a alcanzar la meta establecida en materia de alfabetización y que otros cinco más se aproximarán a su consecución. En cambio, otros países –por ejemplo, Colombia y Nicaragua– distan aún mucho de alcanzar este objetivo. En el conjunto de la región hay todavía unos 33 millones de personas adultas que carecen de conocimientos básicos de lectura y escritura. El 55% de ellas son mujeres. 

Objetivo 5 – Suprimir la disparidad entre los sexos y lograr la igualdad entre ellos en la educación 

El 60% de los países de la región ha logrado la paridad entre niñas y varones en la enseñanza primaria, pero en la enseñanza secundaria ese porcentaje se cifra tan sólo en un 20%. En lo que respecta a la matriculación en secundaria, América Latina y el Caribe es la única región del mundo donde los varones se hallan en una situación de desventaja muy acusada con respecto a las muchachas. 

Objetivo 6 – Mejorar la calidad de la educación para todos y obtener resultados de aprendizaje mensurables 

Para mejorar la adquisición de conocimientos, la mayoría de los Estados de la región participó en evaluaciones del aprendizaje de carácter regional o internacional. Desde el año 2000, el porcentaje de países latinoamericanos y caribeños que efectúan evaluaciones nacionales pasó de un 56% a un 63%.

El número total de maestros de primaria de la región aumentó en un 14% desde 1999, superando los tres millones en 2012. Aunque todavía no se observa una escasez de docentes en la enseñanza primaria, la capacitación de éstos sigue constituyendo un problema importante en muchos países. En 2012, por ejemplo, menos del 60% de los maestros de primaria de Barbados y Belice había recibido una formación profesional.

Las desigualdades en la calidad de la educación dispensada son considerablemente acusadas. En 2006, en la mayoría de los países de la región se registraron disparidades muy importantes entre los alumnos de las zonas rurales y las urbanas en lo que respecta al grado de aprovechamiento en el aprendizaje de la lectura. Aunque en 2013 esas disparidades persistían en algunos países como Colombia, Nicaragua y la República Dominicana, no deja de ser alentador que en los demás países de la región –comprendidos Argentina, Brasil, Costa Rica y Uruguay– se hayan reducido sustancialmente. 

Financiación y voluntad política 

En 12 de los 18 países de la región sobre los que se dispone de datos relativos al gasto público en educación, se ha podido observar que su índice supera al del crecimiento económico. No obstante, en el porcentaje del presupuesto gubernamental asignado a la educación se registran variaciones muy considerables entre los diferentes países: desde menos de un 7% en Antigua y Barbuda hasta más de un 20% en Belice y la República Bolivariana de Venezuela.

Según Aaron Benavot, director del Informe de Seguimiento de la EPT en el Mundo, “a pesar de los avances logrados por la región de América Latina y el Caribe, especialmente en lo referente a la escolarización de los niños más pobres, el programa de la Educación para Todos sigue sin cumplirse en gran medida”. Benavot estima que “los altos índices de deserción escolar de los varones, las decenas de millones de personas adultas –en particular, mujeres– a las que se niega el derecho a la alfabetización y los casi cuatro millones de niños privados de escuela constituyen serios problemas que la región debe abordar, si desea establecer cimientos sólidos para la educación con vistas a alcanzar los objetivos de desarrollo sostenible que se fijen para el periodo posterior a 2015”.

Fuente UNESCO: http://unesdoc.unesco.org/images/0023/002324/232435s.pdf

No hay comentarios:

Publicar un comentario